Cambios en la dirección de Libros Prohibidos

Ya es oficial. Desde luego que es una noticia que yo ya conocía —de hecho llevo trabajando en lo que la misma comprende desde febrero—, pero hoy la nueva dirección de Libros Prohibidos lo ha anunciado. Sí, la nueva dirección, ya que yo dejo esta tarea de forma indefinida —como ya dejé caer a principios de año—. Es una noticia triste y, al mismo tiempo, alegre.

Fundé Libros Prohibidos en septiembre de 2013, recién regresado a España de mi periplo australiano. El objetivo era dar de una vez por todas visibilidad a ese montón de libros raros que tanto me gustaban y que por regla general pasaban desapercibidos para el gran público. Así, sin mayores pretensiones, con una plantilla de Blogspot y muy poca vergüenza, empecé a dar mi opinión de todo lo que iba cayendo en mis manos.

Desde el principio fui invitando a gente a escribir también sobre estos libros independientes y muchos de ellos se convirtieron en los primeros colaboradores. Era tanto el entusiasmo que, al año de la fundación, nos lanzamos a por nuestros propios premios literarios, los Guillermo de Baskerville, la que creo que es la mejor locura en la que he estado metido nunca.

Muy pronto, Libros prohibidos dio el salto a WordPress y empezamos a trabajar como una revista online con un mínimo de 3 publicaciones por semana. Luego vendrían la (semi)profesionalización, la nueva imagen, la especialización en literatura de género, el crecimiento en redes, la avalancha de visitas… Y el KO para mis pobres neuronas.

Es mucho lo que he aprendido de Libros Prohibidos en estos años. Me ha hecho entender el mercado editorial mejor que cualquier master de edición, me ha hecho disfrutar, me ha ayudado a conocer una cantidad tremenda de grandes autores y autoras, me ha obligado a leer —lo que siempre es positivo— y, salvo dos o tres malos episodios aislados, solo me ha traído satisfacciones.

Pero se hizo demasiado grande, tanto que ya no podía llevarlo yo solo. Me llevé unos cuantos meses buscando una solución cuando comprendí que tenía que dejarlo ir, que o me retiraba del todo, o no sería capaz de sacar adelante mis demás proyectos. Porque mi vida, ante todo, es escribir.

De modo que busqué a 4 personas y las piezas encajaron solas. No puedo estar más contento con las 4 componentes del equipo —Sara Terrero, Ana Casanova, Mariela González y Maritxu Olazabal—, con sus ganas, su energía y , por qué no decirlo, su preparación. Sinceramente, creo que la web con ellas al frente no puede hacer más crecer. Lo dejo en sus manos con la más absoluta tranquilidad.

Pero bueno, que no me voy del todo, ya que seguiré por allí como colaborador, publicando, eso sí, de una forma bastante más espaciada. Y relajada.

Estoy muy contento con todo lo que ha significado Libros Prohibidos para mí, con su desarrollo y con todo lo que ha ayudado a otros muchos a lo largo de estos años. La que doy aquí es una noticia triste, no lo voy a negar, pero me encanta el nuevo equipo que lo dirige y sus componentes; su energía y la cantidad de nuevas ideas que traen.

Doy un paso al lado, pero mirando hacia delante.

Foto: Fahrul Azmi. Unsplash.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Javier Miró Gómez

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren. | Política de privacidad

Subir ↑