Las críticas de la semana del 24 de abril

Esta semana del 24 de abril he colaborado en Libros Prohibidos con dos nuevas entradas: Buscando el lado frío de la almohada y Prólogo para una guerra. Ambas escritas por dos personas a quienes conozco en persona, respeto enormemente y considero amigos.

Es la primera vez que no sé cuál de las dos portadas poner para ilustrar esta entrada. Ambas me parecen sugerentes, potentes y preciosas. Pero he reconocer que la de Prólogo para una guerra me parece espectacular y ganaría a cualquiera.

Prólogo para una guerra

Empezamos por esta última, que también fue la crítica que publiqué primero (no el mismo 24 de abril, sino el 25). Desde que me enteré de su existencia estuve deseando hincarle el diente a esta novela, la tercera de Repila. Tantas ganas le tenía que se saltó mágicamente la lista de pendientes para ponerse la segunda o la tercera. Y no defraudó, aunque debo reconocer que no me entusiasmó tanto como El niño que robó el caballo de Atila. Supongo que Repila habrá escuchado esto en más de una ocasión y que debe darle urticaria, pero es lo que hay. Sorry.

“Repila busca constantemente la innovación, ya no solo con la forma de la narración, sino con la adopción de los puntos de vista, la creación de los personajes (de los que se podría decir que son anti-personajes), el brumoso (casi inexistente pese a su importancia) escenario, y la estructura quebrada. Su trabajo se asemeja en gran medida al de Emil Zarco. Esa comparación entre la labor literaria y la arquitectura, con sus metáforas y paradojas, explica la cantidad abrumadora de trampantojos y de dobles vueltas que acompaña al lector durante todo el texto”.

Buscando el lado frío de la almohada

Buscando el lado frío de la almohada. Semana del 24 de abril en Libros Prohibidos. Javier MiróLa otra crítica fue para el bueno de Isaac Pachón, de quien me he dado cuenta que me paso mucho tiempo hablando. ¿Me repito o este tío es muy bueno? Supongo que una mezcla de los dos. Buscando el lado frío de la almohada también se saltó varios (muchos) puestos en la pila de pendientes, pero quería aprovechar que acababa de lanzarla. El enchufismo en este blog existe, señoras. Qué le vamos a hacer.

Por cierto, que os dejo por aquí la portada, que también merece mucho  la pena.

“La intención del autor, al menos una de ellas, es traspasarle al lector las sensaciones febriles de una noche en vela, como es de suponer que muchos de nosotros habremos pasado. Con esto se corre el riesgo de caer en la repetición temática, pero Pachón juega en todo momento con la complicidad del lector. Además, cuenta con otras armas contundentes como la claridad del mensaje y la cercanía del lenguaje”.

Y esto ha sido todo libroprohibídamente hablando. Nos seguimos leyendo por aquí y en nuestra web literaria.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑