Mi primera Hispacon

El fin de semana pasado regresé a España, de nuevo, fugazmente. Fue debido a que me invitaron a la Hispacon 2017, el Congreso Nacional de Fantasía y Ciencia Ficción organizado por la AEFCFT —Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror en Navacerrada, Madrid.

Se trata de un evento que ha cumplido nada menos que 35 años y que es una fiesta para los amantes de la literatura de género. Ha sido mi primera asistencia, pero no solo por esto ha sido tan especial para mí.

Fui invitado por los organizadores para dar una charla el pasado viernes 17 titulada «Fantasía desde los dados». Allí, presentado y arropado por un especialista en la materia como es Enrique Dueñas, tuve la ocasión de departir sobre la estrecha relación entre el mundo de los juegos de rol y la creación literaria. Claro, como he contado varias veces que La Armadura de la Luz está basada en una partida de rol, mucha gente está interesada en el tema. Y yo que me alegro.

La charla fue amena, se me pasó volando y, pese a que la asistencia fue inferior durante todo el viernes, vino bastante gente —unas 50 personas, así a ojo—. No en vano fue en el salón de actos principal. Quiero pensar que se marcharon contentos. Una vez más, mil gracias, Enrique Dueñas.

El día siguiente de Hispacon me tocó estar en un par de charlas más, esta vez como presentador/moderador. La primera fue con Israel Alonso y un montón de grandes autores que publican, entre otros muchos sitios, en la estupenda editorial Cerbero. Eran Miguel Santander, Eduardo Vaquerizo, Javier Castañeda de la Torre y Sergio Mars, hablando de «Mundos plausibles e ingeniería de lo imposible».

Me daba un poco de reparo moderar una charla con tanto buen escritor experimentado, pero la cosa resultó mejor que bien. Por cierto, me encargué de dejar claro que la tortilla de patata debe llevar SIEMPRE cebolla. El público así lo corroboró. What else?

Y, finalmente, ese mismo día un poco más tarde, presenté y moderé la charla «Adaptaciones de fantasía al cine», con nada más y nada menos que la actriz nominada al Ignotus Mayte Navales y el director de cine Miguel Ángel Lamata. Otra gran responsabilidad y otro éxito. Nos saltamos el guion que ellos traían y al final solo contestaron a las preguntas que yo les tenía preparadas. Un gustazo.

No acudí a la cena de gala de la Hispacon el mismo sábado porque llevaba en Madrid desde el jueves y apenas había dormido unas pocas horas en 3 días —el jueves había estado atendiendo asuntos por la ciudad, entre ellos visitar Librópolis, el programa de radio del gran J.C. Sánchez—. De todas formas, desde aquí felicito a los ganadores de los premios Ignotus, que se fallaron entonces.

La experiencia ha sido muy positiva, tanto que no quise dejar escapar la ocasión y publiqué un reportaje sobre todo lo acaecido en la Hispacon en Libros Prohibidos. Por cierto, firmé bastantes ejemplares de La Armadura de la Luz, más de lo que esperaba en un principio —y yo soy muy positivo y siempre creo que lo voy a agotar todo—.

Vamos con las personas que me encontré allí —ya conocidas o desconocidas hasta entonces— y con quienes tuve la ocasión de charlar un rato. David Luna, Ismael Cabeza, Cristina Jurado, Mariano Villarreal, Lola Robles, Conchi Regueiro, Javier Castañeda, Israel Alonso, Rocío Vega, Dioni Arroyo, Santiago Gª Solans, Coral Carracedo, Alicia Pérez Gil, Juan González Mesa, Guillermo Giménez, Manuel Gris, Iván Albarracín, Gemma Solsona, Edu Norte, Marina Victoria, Manu P. Moles, Rafa de la Rosa, Lucas Albor, José Antonio Fideu, Virginia Buedo… Estoy convencido de que me dejo un montón de gente fuera, pido perdón por adelantado.

Pero, sobre todo, quiero acordarme y darle mi agradecimiento por brindarme esta oportunidad a Cristina Martínez y José Luis del Rio, abnegados y sufridos organizadores del evento. Fue un éxito. Y tal y como me pasa con el Celsius, me apunto para volver el año que viene, si todo va bien y es posible.

Un comentario sobre “Mi primera Hispacon

Añade el tuyo

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑