La Revolución autorquesa

Esta semana, por algún motivo que todavía no he conseguido aclarar, he publicado en el blog de Autorquía un nuevo relato de la serie sobre el país donde gobiernan los autores. Digo lo de que no he podido aclarar porque no tocaba. En fin, como ha quedado muy bien, lo dejaré pasar (y me tomaré más en serio cumplir con el calendario).

La revolución autorquesa narra los diversos problemas políticos que hubo en la isla desde su misma fundación. Problemas relacionados con el ansia de poder de algunos autores que se veían con suficiente apoyo como para destronar a los gobernadores electos.

“Durante un tiempo fueron continuos los episodios de gobernadores que se atrincheraban en el cargo más allá del año que les correspondía, o de escritores que daban un golpe de Estado apoyados por mesnadas de lectores leales y demás autores de fanfiction. Estos golpistas, aupados por excepcionales éxitos de ventas o por premios literarios de relumbrón, eran, sin duda, los más temidos”.

Hubo varios enfrentamientos enconados hasta que llegó el que sería el último de ellos: el que enfrentó al escritor de novela erótica paranormal Pomponio Bautista de la esquina y Patricia Lowsmith. Hartos de una situación que se estaba descontrolando, los autorqueses dijeron basta.

“No solo dejaron de acudir a cualquier evento relacionado con estos dos escritores, sino que valoraron sus obras con una estrella de cinco en las librerías y, además, sus libros fueron desterrados automáticamente a las repisas más altas, el mayor castigo posible en Autorquía”.

Estas medidas populares y espontáneas sirvieron para expulsar a los litigantes y para instaurar un nuevo régimen mucho más favorable a los autores. Fue lo que con el tiempo se conoció como la Revolución autorquesa. De nuevo, os invito a conocer el post completo.

La ilustración, una vez más, la tomé prestada de la cuenta de Flickr de César Ojeda.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑